| Suscríbete vía RSS

30 ene. 2008

Tres 'transparentes', Merkel y el invitado

| |


Perdón porque esta noticia me haga soltar una carcajada.

Y es que, salvo quizá la señora Angela Merkel (y no porque sea mujer), ninguno me ofrece la credibilidad que considero legítima para otorgarles una credibilidad algo mínima. Menos aún por el mensaje.

Gordon Brown. Escocés del que desconfían hasta los escoceses (según me cuentan desde allí). Sustituto de un Tony Blair cano, desgastado y desilusionado con el poder por la presión de los 'tomates' ingleses. Un Rajoy a lo británico, salvando las distancias y las diferencias ideológicas. A pesar de todo, me inspira más confianza que dos de sus acompañantes en la foto. Será porque es escocés. O porque ser segundo plato nunca fue del gusto de nadie, aunque llene más un 'big' chuletón o buen pescado que un sopa o una ensalada.

Nicolas Sarkozy. El dirigente francés más 'amarillento' y 'rosáceo' de la historia de las repúblicas galas, no sabemos si buscado o no. Me gusta su interés inicial por recuperar la hegemonía de Francia como protagonista en el escenario mundial. Por mucho que duela a los españoles, el país vecino tiene mucho qué decir en el circo internacional. Ahora bien, 'Sarko' posee algo que no me gusta: la rancia prepotencia del que no tiene ni idea de dónde está pero quiere aparentarlo. Eso sí, nada más llegar al poder, hizo algo que me agradó y que deberían imitar otros: conceder carteras ministeriales a políticos de la oposición.

Romano Prodi. Un dimisionario jefe de estado que hace cuatro días ha vivido una crisis bestial en su gobierno y que se ve abocado a convocar elecciones anticipadas en su país como consecuencia de ello, no tiene ni credibilidad ni lacayo que le defienda. Italia, como España, quiere vivir del pasado, aunque lo haga con más corazón que cabeza. Poco más se puede añadir.

Angel Merkel. Ha perdido puntos en Alemania. No lo digo yo, lo dicen las urnas. Pero el hecho de ser mandataria en un país de tanta preponderancia en el tablero internacional y que sus paisanos no vean con claridad una alternativa válida a su proyecto político, dice bastante de la primera mujer con peso (sin ánimo de ofender) en el panorama europeo desde que se jubilara Margaret Thatcher. Eso sí, espero que haya aprendido ya la diferencia entre los conceptos de renta neta y renta bruta, que confundió durante la campaña electoral de 2005, un error que casi le cuesta la cancillería alemana que las encuestas le otorgaban frente a su entonces rival, el ex canciller Gerard Schröder, al que terminó derrotando por un sólo punto de diferencia en el voto.

José Manuel Durao Barroso. Está en la escena por ser presidente de la Comisión Europea. No comment.

Para terminar, un dato curioso y una pregunta.
El dato: De los cinco líderes europeos de la foto, tres de ellos al menos, Brown, Sarkozy y Merkel (Prodi no sé de que pie cojea), son partidarios de fortalecer la alianza trasatlántica con América del Norte. De Brown se espera, de Merkel ya se sabía y de Sarkozy, no se esperaba pero así lo ha demostrado nada más empezar.
La pregunta: ¿Por qué no está Zapatero en la foto? Es una reunión de los países europeos miembros del G-8 (los ocho países más industrializados del mundo), con la inclusión del presidente de la Comisión Europea (Durao Barroso). El presidente español no tiene culpa de que le excluyan. En cuatro años es imposible convertir a un país que no lo es en uno de los ocho más industrializados del mundo. Ni ganas. Pero ni veinte años que le dieran, lo conseguiría (que se lo pregunten a Chaves en Andalucía). Vamos, ni él ni Rajoy. 'Spain is different' y lo seguirá siendo, si nadie encuentra el remedio. Ni el más listo de la clase lograría convencernos de que ser un país 'industrializado' no tiene por qué convertirnos en una tierra de chimeneas, por mucho que nos insistan en que la industrialización, hoy día, no es sólo humo.

Humo es lo que nos están vendiendo estos días y nos seguirán vendiendo PSOE, PP, IU y las tropecientas siglas que quedan por el camino hasta el próximo 9 de marzo. En fin, que no añado nada que no se sepa ya.

PD: De los 400 euros de vuelta en el IRPF prometidos por Zapatero o los no sé cuantos por ciento de descuento en materia fiscal de Rajoy, ya hablaremos otro día. Eso sí es 'transparencia'...

Foto: Reuters.

4 comentarios:

Alberto Bueno dijo...

"En cuatro años es imposible convertir a un país que no lo es en uno de los ocho más industrializados del mundo. Ni ganas. Pero ni veinte años que le dieran, lo conseguiría (que se lo pregunten a Chaves en Andalucía). Vamos, ni él ni Rajoy. 'Spain is different' y lo seguirá siendo..."

Aquí está la grandeza de este artículo. Spain, sí, is different... pero different, different, no te vayas a pensar otra cosa. De Andalucía, mejor no hablamos, que es el different del different.

Un saludo

Anónimo dijo...

"Encuentro tanta diferencia entre yo y yo misma como entre yo y los demás", Spain dixit (citando a Michel Eyquem de Montaigne)

Salute... Megxxxx

Paco dijo...

"Italia, como España, quiere vivir del pasado, aunque lo haga con más corazón que cabeza"

Saco conclusiones muy raras de esa afirmación, Dawson.

Por lo demás y, aunque para el próximo 9M sigo perteneciendo al club de los indecisos, este post me aclara un poco más el camino... brrr....

Bomarzo dijo...

Podría suscribir palabra a palabra lo que dices, maldito irlandés, y si no lo hago es por llevarte la contra hasta que me invites a unas pintas y nos riamos los dos de estos cuatro elementos, estos cuatro jinetes de la "pocaleche".
Bomarzo

Datos personales

Mi foto
Periodista y blogger

Seguidores