| Suscríbete vía RSS

27 sept. 2007

Reinventar lo inventado. Llega aire fresco

| |

Lo ha repetido Ignacio Ramonet en Argentina y lo ha recogido LAVOZ.com.ar: «Hay que reinventar el periodismo». No es el primer estudioso que lo afirma, ya ha habido otros que han teorizado sobre el ya casi tedioso asunto.

Mientras ellos hablaban, otros ya lo practicaban, a su manera.

Y hace apenas 24 horas, se ha puesto en marcha el primer producto español del neoperiodismo, si se le puede llamar así. De novedoso tiene que bebe de fuentes del periodismo anglosajón y está en la línea de otros más latinos.

En España, ya había quien hacía un producto parecido, aunque en un primer vistazo, aporta más frescura y nuevas ideas.

Su director tiene las cosas claras. Y si les dejan, a él y a su equipo, creo que pueden dar en la clave que necesita el periodismo español para liderar una especie de revolución, acabar con el corsé empresarial y recuperar algo que se estaba perdiendo: que los periódicos vuelvan a hacerlos los periodistas, no los empresarios, que saben mucho de números, pero poco de letras y de contar historias, salvo las que van seguidas de varios ceros.

Y de paso, que se acabe con el vedettismo rancio que practica la generación de la transición española. Han pasado 25 años, señores, sus hijos han crecido, sus nietos vienen de camino y en España existe otro público.

Algo está cambiando, sí. Pero el periodismo es como el vino, madura con los años y la calidad de su resultado no se aprecia el primer día. Y hay buenos vinos y malos periodistas, y viceversa. Grandes vinos son los de Pago de Carraovejas. A mí me encanta el reserva, pero el crianza de 2004 no le va a la zaga. Eso sí, es algo más caro que otros, pero merece la pena. Salud Público

5 comentarios:

Paco dijo...

Que Público tenga salud, será lo idóneo para la Salud Pública de la información...

Javier F. Barrera dijo...

Bien escrito. Mira, un dato, el director general es Juan Pedro Valentín.... un periodista !

Dawson dijo...

Exacto, ya lo comenté el otro día con un compañero nuestro. Es un detalle muy interesante, porque Valentín sabe de periodismo, y otros, con muchos masters ecnómicos, financieron o de 'management', como les encanta decir, no saben ni que esa palabra inglesa tiene su traducción en la castellana 'gestión'. En fin.

Rocío Mendoza dijo...

Muy bien, muy bien. ¿Pero por qué crees que público va a liderar una "especie de revolución"? ¿Qué ofrece que te parece tan revolucionario? Por cierto, Pago de Carrovejas... Qué grandes recuerdos me trae ese vino...

dawson dijo...

Bueno, revolución como tal quizá sea una palabra algo exagerada, querida Rocío. ¿Qué puede aportar Público? En principio, algo que ya estaban haciendo en España diarios como El Periódico de Cataluña (EPC). Mi visión va un poco en consonancia con los contenidos y el diseño. Digamos que son periódicos cercanos al modelo anglosajón o americano más contemporáneo. Y más en consonancia con la era digital que ya vivios y está por desarrollarse en su plenitud. Digamos, que veo a Público o EPC más adaptados a los nuevos tiempos, de ahí que utilice la palabra 'revolución'. Creo que obligarán a periódicos de más peso y calado en nuestra sociedad a modernizar sus modelos a pasos más agigantados de los que estaban dando.
Para resumir.

En principio, Público, lejos de su posicionamiento político, apuesta por un periódico sencillo de leer, atractivo en el diseño y, como diría tu jefe, Ro, con una vuelta más.

Si te fijas, los periódicos que han aparecido en los últimos años en España, salvo los gratuitos, apostaban por un modelo algo más clásico, similar a lo que ya conocíamos en España. A nivel nacional, ahí tienes a La Razón, por ejemplo.

En este punto se apoya lo que quiero decir. Es el primer periódico nacional (de pago) que sale a la calle ofreciendo algo bien distinto a lo que estábamos acostumbrados. Eso venía haciéndose bastante bien en el ámbito local, provincial o autonómica, en ciertos casos, aunque casi todos, basados en rediseños, no en apuestas nuevas (salvo en el caso Joly, en Andalucía).
En definitiva, es el primer producto nacional que explora otros caminos desde el papel para desembocar en el futuro digital, aunque, en cierto modo, en paralelo a ese futuro digital.

Vamos, creo yo, que uno se puede equivocar. El tiempo, como siempre, dará su veredicto. Un saludo, Ro, y gracias por visitar mi 'bodega'

Datos personales

Mi foto
Periodista y blogger

Seguidores